martes, junio 06, 2006

El DVD de Brokeback Mountain a la venta en España

Aprovechando la salida a la venta del DVD he querido poner mi reseña de BBM en 2manzanas. http://www.dosmanzanas.com/index.php/archives/661

Sería precioso que dejarias vuestros comentarios allí, gracias.
Y seguimos en http://latabernadelmar.blogspot.com/

6 Comments:

Blogger fran said...

EL CAMINO A BROKEBACK

Hubo un tiempo en el que el camino a Brokeback pasaba por una sala de cine.
Por aquel entonces yo solía desviar mi trayectoria de vuelta a casa para pasar por la puerta de la sala donde se proyectaba. Lo hacía casi a diario.
Me paraba frente al cartel, algunas veces solo para darles las buenas noches a los vaqueros, otras para hablar con ellos, contarles cosas de la hoguera, mis pensamientos...
Si tenía suerte con la hora, pillaba la salida de alguna de las proyecciones y me quedaba rondando por allí para escuchar impresiones.
Pocas veces oí cosas interesantes...curiosamente el comentario que más me llegó fue uno que nunca se pronunció, que se dijo sin palabras, un comentario que jamás escuché...

Eran más de las diez de la noche.
Acababa la sesión de las 8, no había mucha gente...
Yo, como otras veces había hecho, estaba en la puerta del cine, simulando que esperaba a alguien: mirando el reloj, el móvil, paseando nervioso...cuando empezaron a salir.
Como otras veces, nada interesante.
Salió todo el mundo de la sala.
Estaba apunto de irme cuando me dí cuenta de que aún quedaba una pareja.
Conforme se acercaban a donde yo estaba podía verlos con claridad: cerca de 50 años, muy bien vestidos, yo diría que de clase alta.
No se porqué pero los prejuzgué: "si estos han entrado a BBM, seguro que no les ha gustado nada...".En ese momento no se me pasó por la cabeza pensar que habían sido los últimos en abandonar la sala.
Mientras yo deambulaba y los analizaba en función de su aspecto, ellos se iban acercando más a mí: ambos con la mirada perdida, ambos callados...
Me pegué más a ellos para ver si les escuchaba algo...nada.
Salieron del cine, se pararon frente al cartel y estuvieron mirándolo un buen rato ensimismados.
Seguían sin hablar.
Aunque yo estaba lejos, pude adivinar los ojos vidriosos de ella.
Despues de unos minutos frente al cartel y de nuevo sin hablar los dos comenzaron a andar.
Separados al principio, luego él le echó su brazo por encima a ella. Ella respondió apoyando la cabeza sobre su hombro.
Les seguí con la mirada hasta el final de la calle...casi cincuenta metros en los que no se dijeron nada el uno al otro. Abrazados, callados, cabizbajos... se perdieron de mi vista, pero no de mi mente.

Esta noche dormirán en Brokeback, pensé. y mañana cuando se levanten probablemente estén allí, puede que pasen todo el día en la montaña, puede que toda una semana...quién sabe.
Quizá, despues de hoy, haya cambiado mínimamente su percepción del mundo.
Nunca terminaré de agradecer lo suficiente a todo el que hizo esta película momentos como este...


Hoy el camino a Brokeback pasa por unos grandes almacenes y de nuevo me descubro andando en su búsqueda...de nuevo embobado, intentando disimular, de nuevo ansioso por escuchar cualquier comentario...de nuevo tengo la necesidad instintiva de pasar a saludarlos, de preguntarles cómo se encuentran, de contarles mis cosas...
¿porqué? ¿hasta cuando?
No lo sé.
Ni quiero saberlo.

9/6/06 09:06  
Blogger MadJavi said...

¡Qué bonito, Fran, por Dios!
Pensé que era el único que hacía cosas como pasar por delante del cine donde ponen mi peli favorita o por la estantería donde está el dvd que más me gusta... ahora veo que debe ser el gen friki!
Mientras ese camino a Brokeback te de fuerzas y te haga crecer, siguelo sin pensar por cuanto tiempo eso será así; cuando creas haber llegado al final, podrás abandonarlo con la cabeza muy alta y atesorando todo lo que el camino te ha dado...

11/6/06 14:10  
Anonymous cristina said...

Vengo siguiendo las migas que Fran ha dejado por el camino. Esta pequeña joya no puede quedarse sola así que dejo aquí una parte de mí y mi deseo de que los caminos a Brokeback cada vez sean más placenteros y menos dolientes. Ya me gustaría, Fran, encontrarte en uno de esos caminos.
Cada una de las veces que ví la película en el cine observaba a mis compañeros de sala, al término me aproximaba a ell@s para oir sus comentarios, los miraba por si veían en mi la.... no se qué que me colonizaba, preguntaba con la mirada...
Hoy todavía no me he pasado por esas estanterías porque todavía ni he aprendido ni he podido ver Brokeback Mountain fuera de mí.

11/6/06 18:11  
Blogger ramiro escobell said...

Me conforta saber que no soy el unico que desde hace meses vive y sueña con ese lugar frio de la montaña Brokeback. Que sueña y vive con ennis y Jack .
Gracias Puto Jack Twist.

12/6/06 18:27  
Anonymous Plenilunio said...

En otro de esos grandes almacenes, o en el mismo que tu estabas pero en otro momento, porque sino habrías notado la presencia de otra alma perdida en la montaña al acecho de una mirada, una gesto ansioso al elegir un ejemplar o un comentario revelador de la condición enamorada...
Seguimo en la montaña.
Y somos much@s.

13/6/06 13:46  
Blogger Dalia said...

Estos sentimientos no tiene rienda, son como un potro salvaje que pelea y patalea por salir y ser libre.

Tal vez el camino a Brokeback lo transitemos toda la vida, a veces de forma más consciente y a veces casi sin percatarnos.

Es como si nos fueran soltado el lazo y hubieramos descubierto un mundo nuevo, un mundo mejor, ya nos podremos volver totalmente atrás. Afortunadamente, pienso yo.

13/6/06 16:13  

Publicar un comentario

<< Home